Blefaroplastia: Una cirugía para el alma

La Cirugía Estética de los párpados (Blefaroplastía) es uno de los procedimientos más frecuentemente realizados por los cirujanos plásticos del todo el mundo y su frecuencia crece cada día entre mujeres y, sobre todo, entre los hombres.

Los ojos son el reflejo del alma y constituyen uno de los elementos faciales más importantes y notorios. Es por ello que la mayoría de las personas se preocupan de conservar ciertas cualidades estéticas en los ojos y en la mirada dando equilibrio y belleza al rostro. Para los jóvenes resulta fácil y suele bastar con la higiene básica y un mínimo de maquillaje pero con los años tener una mirada atractiva, de aspecto fresco y juvenil puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

La Blefaroplastía busca devolver la belleza y juventud a su mirada restaurando la relación entre su aspecto y su estado psicológico. Para esto el cirujano plástico precisa un conocimiento profundo de anatomía del ojo y las demás estructuras de la región orbitaria. La delicadeza de estos tejidos obliga a tratarlos con especial cuidado para prevenir complicaciones que puede ser graves, aunque afortunadamente son muy poco frecuentes.

Sin embargo, no basta el conocimiento técnico para lograr buenos resultados en una Blefaroplastia. El sentido de la belleza y la armonía facial puede convertir al cirujano plástico en un artista.

No existe un prototipo de ojo perfecto pues la perfección de la belleza varía según las razas, épocas y modas así como con gusto individuales, a pesar de ello en nuestra época existen algunas características que hacen que los ojos sean considerados mayoritariamente como hermosos:

Simetría: Los ojos considerados hermosos suelen ser muy parecidos entre sí, las disparidades son desagradables a la vista y, tanto la asimetría vertical como la horizontal de los ojos deterioran su atractivo.

Tamaño: El ancho de los ojos y la prominencia de los pómulos están positivamente relacionados con su belleza.

Rasgos promedio: Aquellos ojos de formas habituales suelen ser atractivos para la mayoría de las personas, más aún si las formas se acentúan exagerando los rasgos considerados bellos.

Cejas: El grosor de las cejas disminuye el atractivo de la mirada femenina. En varones las cejas horizontales son muy deseables mientras que en mujeres la cola de las cejas más alta es el protón estético a seguir.

Piel: En la piel alrededor de los ojos no deben haber surcos ni pliegues de piel sobrante, las líneas de expresión en esta zona dan aspecto de vejez y mal carácter y los repliegues cutáneos denotan cansancio.

Bolsas de grasa: Las bolsas de grasa alrededor de los ojos no deben notarse, su presencia altera la suave transición que deseamos entre los párpados y las mejillas denotando cansancio y falta de sueño. Algunos cirujanos extraen demasiada grasa durante la Blefaroplastía dejando un ojo “excavado” de aspecto “cadavérico” que es muy antiestético.

Abertura palpebral: Las forma almendrada de la abertura de los ojos y la leve elevación del ángulo externo contribuyen a hacer una mirada hermosa.

Separación de los ojos: La distancia entre ambos ojos debe ser igual al ancho de uno de los ojos.

Pestañas: Las pestañas largas, gruesas y suavemente arqueadas constituyen un aporte absoluto a la belleza de los ojos. Recientemente han aparecido productos con efectividad comprobada para este fin.

La anticuada creencia de que la Cirugía Plástica estética es sólo para personas de edad avanzada con evidentes signos de envejecimiento es desmentida día a día por las muchas personas (hombres y mujeres) que optan por una Blefaroplastía logrando la eliminación de la piel sobrante y las bolsas de grasa en los párpados, la elevación de las cejas o del ángulo externo del ojo antes de que el envejecimiento ocular sea avanzado, permitiéndole prolongar el aspecto juvenil por muchos años sin pasar por décadas de insatisfacción y baja autoestima.

Es común en nuestros pacientes operados de Blefaroplastía el siguiente comentario: “No sé cómo pude esperar tanto. ¡Cómo no me operé antes!”. Y es que los resultados de una Blefaroplastia suelen ser muy estimulantes tanto para cirujanos plásticos como para pacientes.

Puesto que la Blefaroplastía no corrige todos los problemas estéticos de la región ocular las últimas tendencias en cirugía plástica destacan la conveniencia de combinar tratamientos quirúrgicos con otros procedimientos mínimamente invasivos (toxina botulínica y rellenos con ácido hialurónico). En nuestras manos los resultados de estas técnicas combinadas han sido extraordinariamente buenos con elevadas tasas de satisfacción en los pacientes tratados al potenciar los efectos de la cirugía.

Fecha: septiembre 2nd, 2012

Deja un comentario