Aplican tratamientos faciales de acuerdo a gestos de pacientes

El cuello suele ser el primer “chismoso” de la edad de una mujer, por lo que a esta parte del cuerpo le están dedicando gran atención en los centros de estética.

A los 15 años las chicas desean aparentar más edad por aquello de entrar a la discoteca y salir con el novio. A los 25 se exhibe orgullosa la cédula y se acude a cuanta rumba invitan. A los 30 se recurre a cremas y tratamientos para que calculen años menos y se inicia la batalla a muerte con las arrugas, grandes delatoras del paso del tiempo.

Esta obsesión por ocultar la edad no es un tema reciente. Las féminas siempre han estado tras el elixir de la eterna juventud, y con el paso del tiempo han descubierto que la única manera de mantenerse bien es a través de un estilo de vida saludable.

Sin embargo, el dinamismo actual hace que muchas veces no se coma adecuadamente, se descuide la actividad física y no se duerma lo suficiente, por lo que surgen tratamientos que ofrecen mantener e incluso devolver el anhelado aspecto fresco.

Uno de los métodos más populares es la aplicación del Botox® (Onabotulinumtoxin A), más específicamente el procedimiento Nefertiti Lifting que consiste en aplicar toxina botulínica en el cuello para perfilar la mandíbula y disimular esas bolsitas que a tantas disgustan a nivel de las mejillas, según lo dio a conocer la dermatóloga María Bernarda Vergara, especialista en medicina antienvejecimiento, en el marco del XI Congreso Venezolano de Medicina Estética.

De vuelta a su lugar

La especialista resalta que “cuando aplicamos la Toxina Botulínica tipo A en esta área se suspende la acción descendente de ese músculo, observando la redefinición del contorno mandibular y la reposición de los tejidos, es decir, se le da más volumen a los pómulos y los tejidos que han descendido se devuelven a su lugar.”

Los resultados pueden observarse entre 48 y 72 horas después, pero su efecto total será visible transcurridos aproximadamente 15 días de su aplicación. Su duración varía entre 4 y 6 meses dependiendo de la cantidad utilizada, el metabolismo del paciente y la técnica aplicada. Es importante recalcar que este procedimiento trabaja en la reeducación de la mímica facial tratando las arrugas existentes y previniendo la formación de nuevos pliegues.

En relación a las nuevas tendencias en el área de la medicina estética, la doctora Vergara explicó que “el Nefertiti Lifting constituye el avance más reciente en la utilización de Botox® (Onabotulinumtoxin A) debido a que se ha descubierto que el tercio inferior del rostro, es decir la mandíbula y el cuello, es una zona que marca evidentemente el proceso de envejecimiento, razón por la cual debe tratarse para lograr un look fresco y natural entre los pacientes”.

Continuó diciendo que la aplicación de la toxina botulínica tipo A ya no se basa en inyectarlo donde están los pliegues sino en estudiar los gestos que la persona realiza constantemente y tratar los músculos que producen estas arrugas evitando su contracción.

El Nefertiti Lifting es un procedimiento que debe ser realizado por un experto ya que de la técnica dependerán los resultados finales, además el conocimiento de la anatomía es indispensable para lograr el efecto deseado. Explica la especialista que “todo guarda relación con la técnica y el uso del producto adecuado. Botox® (Onabotulinumtoxin A) tiene una gran ventaja ya que es muy específico y actúa donde el médico que está entrenado para aplicarlo quiere que actúe, eso logra darle al paciente un toque de rejuvenecimiento muy fresco”.

De igual forma, Vergara comentó que “para evitar complicaciones es necesario utilizar un producto de calidad con trayectoria dentro del mercado, escoger a un especialista capacitado para utilizarlo y un sitio aprobado por los entes sanitarios del país”.

Retando al envejecimiento

Para finalizar, la entrevistada suministró algunos consejos para retardar el proceso de envejecimiento. “Es primordial ser consecuente con el estilo de vida ya que para mantenerse en forma es importante llevar una alimentación balanceada y hacer ejercicios. También es fundamental buscar un médico estético que pueda orientarlo sobre las zonas que se deben intervenir para retardar este proceso”.

Asimismo resaltó que la ciencia, la tecnología y los médicos están en capacidad de ofrecer muy buenos tratamientos de prevención para lidiar con los daños en el rostro causados por el paso de los años.

Fuente: www.diariolaregion.net

Fecha: septiembre 25th, 2012

Deja un comentario